La Noche de la Botellona III (Ultima Parte)

Procure tardar los menos posible para no hacerle esperar mucho. Al salir el estaba sentado en la barra pidiéndole algo al camarero y me senté enfrente suya.

-¿Tu quieres algo de tomar? Estos dos van a tardar bastante...
-No gracias, creo que antes ya he tomado suficiente
-Tanto tiempo a veis estado allí?
-No, muy poco, supongo que una hora o poco mas antes de irte a busca
-Entonces es que tienes poco aguante bebiendo no?
-No tanto, solo que estaban muy cargados jejeje
-yaa....

En ese momento el camarero le trajo la bebida

-¿que te has pedido?
-Un caipiriña¿quieres probar? Aunque.. a lo mejor esta muy fuerte para ti

No se si lo dijo de cachondeo o de verdad, pero solo por eso acepte su invitación y lo probé, y como el había dicho estaba fuertecillo, pero no lo iba a reconocer

-Esta bueno
-De verdad no quieres tomar nada?
-No, no enserio

Seguimos durante un rato hablando, mientras los otros dos no daban señales de vida. No se porque pero tenia la sensación de que le estaba contando demasiadas cosas, pero aun así no le estaba dando importancia me inspiraba confianza, aunque era un completo desconocido, del cual ni recordaba el nombre. Pero al parecer la noche iba a estar mas entretenida de lo que me esperaba.

Al rato de estar hablando aparecieron Esther y Jose Carlos por las puertas,y Esther quería entrar al baño así que como es normal entre chicas le acompañe yo también.

-Ya te vale, mira que dejarme venirme a mi sola con él
-jajajaja que quieres, ha sido idea del otro, pero bueno, ¿que ha pasado?

Empiezo a retocarme el pelo tontamente en el espejo mientras hablo con Esther.

-Nada, hemos hablado y poco mas, mientras os esperábamos. Al menos con este se puede hablar jaja no como los otros.
-jajaja pues creo que ahora volveremos a donde están con la botellona
-pues vaya...
-Vamos que te ha gustado quedarte aquí sólita ¿no? Jajaja
-No mujer... hombre es mono jajajaja
-jajaja pues ya sabes a ligartelo-
-ajajaja aaanda ya, este tiene pinta de ser complicado jajajaja
-jajaja quien sabe....
-bueno vamos ya que nos están esperando

Al salir se había vuelto a pedir otra cosa, pero esta vez era un pastelito de chocolate, intente por todos los medios que no se me fueran los ojos detrás del chocolate, ya que es una de mis grandes debilidades, pero finalmente creo que lo noto porque cuando le quedaba solo un trocito (la ultima parte que tiene mas chocolate) me lo ofreció, y naturalmente no pude negarme.


Salimos de allí y nos fuimos hacia el lugar de la botellona nuevamente, mientras íbamos hablando de varias cosas.

-Pero vamos a ver... ¿que edad tenéis vosotras
-18, aunque, yo el Lunes cumplo ya los 19
-Si es que... Jose Carlos te juntas con criás ¿eh?
-Perdonaaaaa!! Yo me considero muuuy madura ¿eh?-
-Yaya, y ni estas acostumbrada a beber... jajajja

“Ya te demostrare lo criá que soy....”

-Pues a ver señor “Mayor” que edad tiene usted?
-Yo ya 24, muy mayor para criás como tu jajaja

“si tiene la misma edad que mi ex... mayor dice JA!”

Finalmente nos fuimos de alli y volvimos al lugar de la botellona, que al parecer ya estaban terminando y propusieron ir a una discoteca.

Al llegar a la discoteca, nos tomamos la consumisión “gratis” y nos pasamos el resto de la noche hablando bastante entretenidos. Mucho mas de lo que yo me esperaba al principio.

Nos “echaron” de la discoteca a las siete de la mañana, así que ya cada uno a su casa. Y por suerte Jose Carlos, el amigo y otro “chaval” mas nos acompañaron a la parada.

El tema de conversacion estaba ya tan desviado que ya no sabiamos ni de que estabamos hablando, por lo que ocurrio algo muy curioso.

Zepero: Es como el parto de los conejos, que tienen muchas criás
Yo:¿los conejos?
“Amigo”: Si, yo he tenido conejos

Le miro estrañada por lo que dice

“Amigo”:A ver.. conejos de los que tienen pelos, de los que se comen...

le miro aguantándome la risa

“Amigo”: joe de los que se cocinan
Zepero: pero es que esos también se cocinan porque si...
“Amigo”: joee los que se crían
Esther y yo nos meamos de la risa durante un buen rato sin poder parar.

Finalmente el diez llega y nos despedimos de los tres. Llegando a casa a las ocho y media de la mañana.

FIN.

(El fin de una noche... y el comienzo de una nueva historia...)

De mi cuerpo haces delito Y sin motivo me condenas Al mirarte siento pena A las pruebas me remito Eres juez que ley impartes Sin atenuantes ni juicio Con el tiempo tu compartes La vejez este a mi servicio De mi cuerpo haces delito Y sin fianza ni procesos Tu reflejo es mi carcel Y tu rechazo, infinito Y lo que mi alma me aconseja Y mi ego pide a gritos Es que llegar a viejo Es mejor sin ti
¡¡Espejo!!

No me gusta.


1.       Levantarme de la cama y tener frio.
2.       Ver los lados de la cama vacio al despertar.
3.       Que mis vecinos pongan música alta.
4.       Que la gente toque las cosa de mi mueble(después me lo desordenan y no encuentro nada)
5.       El Frio
6.       Fregar los plato(no es por el tema de limpiar, es simplemente que no me gusta fregar los platos)
7.       Escuchar a mis vecinas cotillear en la ventana.
8.    Que se me rompan las uñas
9.       Que me hagan esperar ni que me esperen.
10.   Las personas que solo te buscan por interés.
11.   Que youtube no cargue el video que quiero ver.
12.   Que me llame Rociito, Xio, rosi, o algún diminutivo de mi nombre.
13.   Que me toquen los pies.
14.   El pasillo de mi casa.
15. Las mentiras
16. la falsedad
17. la hipocresía
18. las faldas muy cortas
19. las telenovelas para “adultos”
20. el reggaetón
21. los porros
22. las verduras
23. Torrente
24. que me obliguen a algo
25. que me prohíban sin motivo
26. las estupideces
27. las discotecas
28. los dolores de cabeza
29. los dentistas
30. ser celosa
31.  El marisco
32.El jamón
33. Perder un tren o autobús
34. Algunas redes sociales (ej: tuenti)
35. Que me oculten cosas(gente que aprecio)
36. Que me despierten de mala manera
37. La Envidia
38. Cortar Embutido
39. Que las personas de mi alrededor hablen una y otra vez del mismo tema, como si fuera algo nuevo
40. Discutir con alguien

La Noche de la Botellona II

Jose Carlos el amigo de mi amiga Esther empezaba a tardar mas de la cuenta, o esa noche estaba yo demasiado impaciente que la espera se me estaba haciendo eterna. Mi amiga y yo seguimos hablando y comentando lo sucedido hasta ese momento.

Mientras yo hacia la tonta en una farola vi un coche pasando por delante nuestra, iba bastante lento, lo suficiente para ver a la gilipollas de la farola.

-alaaa ya me han visto los del coche
-jajaja normal, anda siéntate y estate quieta ya que me pones de los nervios
-joder es que me aburro¿cuanto le queda a este?
-ni idea, no se a donde ha ido.

Me siento junto a ester y al momento aparece el mismo coche, pero esta vez aparcando muy cerca de nosotras, y Jose Carlos aparece por enfrente y se fue derecho al coche, del cual se bajaba su amigo.

“reza para que no te haya visto en la farola...”

Jose Carlos nos presenta, y Esther comenta que ya lo conocía, yo no tenia ni idea de quien era y ni si quiera me entere de su nombre en ese momento.

-Bueno, volvemos a la botellona?
-Yo necesito ir al baño- comento Esther-
-Yo también, pero por aquí...
-Podemos ir a un bar cerca de aquí, seguramente podáis entrar en los baños
-Vale.

Nos dirigimos los cuatro a ese supuesto bar, Esther no dejaba de quejarse que no podía andar, no recuerdo si era por los zapatos que llevaba o que estaba cansada, el tema es que iba muy lenta la señorita, y yo o iba al baño pronto o reventaba. Durante el camino jose carlos y el amigo iban hablando de porque no había dado el coche con el sitio o demás, yo iba mas centrada en que Esther fuera mas ligera para llegar al baño.

-No podemos adelantar un poco mas el paso?
-Mira, si quieres vas tu con el mas rápido, y yo acompaño a Esther para que se siente un rato ¿vale?-comento jose carlos dirigiéndose a su amigo.

“como? Yo sola al bar con él??” Nadie se negó a la idea, así que no tuve otro remedio, ademas que iba a ser la única oportunidad para llegar al bar a tiempo.

Los dos empezamos a avanzar mas rápido dejando a Esther y a Jose Carlos atrás. Durante unos minutos permanecimos en silencio mientras caminábamos hasta que el rompió el silencio.

-Bueno, cuéntame algo de ti chiquilla
-¿de mi? No se, que quiero llegar ya al bar.¿queda mucho?
-No, esta cerca, ¿no sabes donde esta?-
-No, apenas se ahora mismo por donde estamos tirando, soy malisima para los caminos, vamos que orientación 0
-jaja pues hay que saber moverse eh? Yo no me suelo quedar con los nombres de las calles, pero se llegar a ellas
-Ya bueno, yo normalmente se llegar a los sitios, pero tengo que pasar mil veces por hay antes de memorizarlo finalmente.
-Aquí esta el bar-

Nos costo saber si estaba abierto o cerrado, ya que la puerta era entera de cristal y no tenia nada para abrirla. Finalmente conseguimos entrar y me fui derecha al baño quedándose el esperando en la barra. 

Continuara...