Soy IV

  • Soy muy coscona. Me gusta una caricia en el cuello, espalda, o pelo más que a un tonto un lápiz.
  • Siempre estoy más ágil y activa durante la noche. Puedo pasarme una noche entera haciendo cosas en el ordenador, o preparando algún trabajo. Aunque lógicamente eso me trae consecuencias, porque al día siguiente parezco un zombi, más que una persona.
  • Siempre que tengo tiempo y estoy sola en mi habitación, o me estoy vistiendo, me pongo música y me pongo a cantar.
  • Tengo una gran facilidad para adoptar los acentos de otras ciudades. Si me pasó más de cinco días con una persona con distinto acento que yo, dar por hecho que acabare hablando como ella. Ya me ha pasado en Barcelona, y Almería.
  • Odio ir al médico. Siempre le he tenido un miedo atroz, aunque nunca he montado un numerito, soy muy orgullosa, y me hago la valiente. Pero me aterrorizan.
  • Siempre me preocupa más el pasar un buen rato haciendo lo que sea, más que los detalles de lo que vayamos hacer. Me da igual ver una película que no me gusta, siempre y cuando vaya con una compañía agradable.
  • No me puedo tirar de cabeza a una piscina, ni dar volteretas en el agua. Me acabo mareando. Además de que siempre me tengo que tapar la nariz para bucear.
  • Odio las mudanzas y las obras. Soy como mi padre, cuando me meto en una casa quiero que esté lista para usar.
  • No me gustan los calvos, A excepción de mi calvito sexy.
  • Siempre que voy en coche voy mirando la velocidad. Me da miedo que corran más de la cuenta.  Además siempre procuro ir delante, me mareo si voy atrás, o si el coche es muy pequeño.
  • Desde siempre cuando cierro los ojos en la ducha tengo la sensación de que va a entrar alguien en el baño, por eso los abro rápidamente.
  • Los dos días más felices de mi vida hasta ahora han sido el 3 de Agosto del 2010 y el 2 de octubre del 2010. Podría decirse que el año 2010 fue uno de mis mejores años.
  • En mi barrio hay dos personas que cada vez que las veo me pongo de los nervios. Apenas las conozco y no me han hecho nada en particular. Pero aun así no soporto su presencia… Es algo muy difícil de explicar.
  • Tengo la manía de dejarme siempre un poco de comida. Sea lo que sea, en mi plato siempre dejo un poquito, o en el vaso siempre dejo algo de bebida. Lo hago inconscientemente. Pero siempre acabo haciéndolo.
  • No me gustan los sándwich. A no ser que sean tostaditos. Puedo comérmelos si no hay otra cosa pero por regla general no suelo hacerme sándwich.